La tecnología desarrollada por FI CONSTRUCCIONES  interrumpe procesos de asentamientos de construcciones en terrenos degradados, llevando los mismos a su rápida estabilización, garantizando la seguridad y re-habilitación de las construcciones, y permitiendole a sus habitantes continuar con sus actividades cotidianas, sin desalojos ni grandes movilizaciones de muebles o equipos.

 

  "Estamos comprometidos y enfocados en construir un puente entre nuestros clientes y una mejor calidad de vida, generada por construcciones seguras, resilientes y sostenibles"

  

¿Cuales son las ventajas competitivas de nuestra tecnología? 

  Mínima invasividad

Mientras realizamos el trabajo de mejoramiento de suelos, no es necesario relocalizar los habitantes del inmueble intervenido como así tampoco movilizar muebles ni equipamientos. El sistema empleado no genera suciedades convirtiéndolo en una perfecta alternativa para todo tipo de sitios. Sin necesidad de realizar excavaciones, nuestro equipo está formado para romper y ensuciar lo mínimo indispensable.

 

Rapidez

El proceso de preparación, cómo así también la inyección y estabilización del suelo insumen muy poco tiempo en comparación con otras tecnologías de recalce, generando considerables ahorros de tiempo, particularmente valiosos en locales comerciales e industriales: con un promedio de 40 m2 reparados diariamente, completamos un trabajo que usualmente demora 15 días, en 48-96 horas.

 

Confiabilidad

Nuestras avanzadas soluciones han arrojado resultados estadísticamente significativos en cuanto a eficiencia para solucionar problemas de asentamientos, en diferentes sitios: desde 2015, hemos re-intervenido aprox 4% de los trabajos ejecutados (3 ocasiones sobre 86 casos), todas por prevención. Más aún, contamos con abundantes referencias (en el sector público, familias y empresas privadas) que avalan los exitosos trabajos realizados.

 

 Versatilidad y controlabilidad

El método nos permite no solo elevar y estabilizar losas de hormigón a su nivel óptimo, sino también controlar la elevación de las plateas de hormigón debido tanto al control de presión, como a los caudales inyectados.

 

 Bajo impacto en la arquitectura

Durante las intervenciones, el impacto sobre la arquitectura es mínimo, porque se realiza un orificio de 4 cm de diámetro entre la unión del suelo y la pared, atravesando el cimiento, para posteriormente seguir perforando a través del mismo hasta alcanzar la profundidad fijada en el proyecto, normalmente de 4 a 6 metros. Además de no generar disrupciones ni suciedades, no se produce ninguna demolición de importancia.

 

 Amigable con el medio ambiente

La tecnología es amigable con el medio ambiente debido a la reducción en la cantidad de los de por si sustentables materiales empleados y a que nuestro equipo humano trabaja generando mínimas suciedades (que finalizada la intervención se encargan de limpiar).

 

 Refuerzo del futuro del inmueble

Nuestros métodos refuerzan el suelo debilitado, de manera que el sitio tratado queda nivelado, sin fisuras, mas estable y con garantía. 

 

Económica

La reducción de los materiales empleados como así también de los tiempos de ejecución de obra nos permite ofrecer una propuesta económica altamente competitiva en el mercado. A su vez, disponemos de planes de pagos en hasta 12 cuotas fijas en pesos pensadas para cubrir las necesidades financieras de nuestros clientes.